Abdominoplastia Instituto Dr. E. Lalinde
C/ Isla de Nelson 2, Madrid - Telf: 91 386 03 18  

volver inicio

Recuperación de la abdominoplastia

Complicaciones y secuelas de la abdominoplastia

Como en toda intervención quirúrgica las complicaciones no son frecuentes, sin embargo, es necesario que el paciente que vaya a ser sometido a una abdominoplastia conozca claramente los riesgos que esta conlleva.

Complicaciones y secuelas de la abdominoplastia

 

Los hematomas y seromas ocupan el primer lugar dentro de las complicaciones de la abdominoplastia. Si se produce un gran hematoma, el tratamiento es el drenaje y la revisión de la hemostasia. Los seromas generalmente son diagnosticados en la primera visita a la consulta y su tratamiento consistirá en el drenaje por punción y la presión mantenida, repitiendo la aspiración tantas veces como sea necesario.

La necrosis y sufrimiento cutáneo, aunque poco comunes, suelen ser complicaciones graves que aparecen cuando la circulación, tanto arterial como venosa, está comprometida. Son más frecuentes en pacientes fumadores, obesos y diabéticos y las causas más importantes son, la presencia de cicatrices previas, la tensión excesiva o la destrucción vascular por liposucción del colgajo y la presencia de infección o de un hematoma no diagnosticado. Este último provoca sufrimiento tisular no solo por el aumento de presión sino, y principalmente, por los efectos tóxicos del mismo sobre el colgajo. Una epidermólisis superficial no es infrecuente en el borde superior de la herida, especialmente, en su parte media.

El tratamiento varía dependiendo de la causa y gravedad de la situación: habitualmente utilizamos en la primera fase pomada antibiótica hasta que se define la lesión y, una vez establecida, procederemos a realizar escarectomías seriadas para mantener limpia la herida, favorecer el proceso de granulación y esperar su epitelización. Las resecciones de las cicatrices deben hacerse pasados unos meses para evitar la fase de actividad de la cicatrización.

La infección no es habitual y suele estar relacionada con hematomas no drenados, con una mala higiene del ombligo o con la asociación, en el mismo acto operatorio, de otros procedimientos abdominopélvicos o estéticos.

Tromboflebitis y embolismo pulmonar: El tromboembolismo pulmonar es la complicación más temida de la abdominoplastia. Además del riesgo inherente a cualquier intervención quirúrgica, esta operación añade dos condiciones que contribuyen a su aparición: el aumento de la presión intra abdominal y la disminución del retorno venoso de las extremidades durante la intervención y después de ella. La obesidad ha sido claramente identificada como factor de riesgo para el desarrollo del embolismo pulmonar.

Las secuelas más habituales y, de más fácil corrección son las alteraciones de la cicatriz abdominal (dehiscencia, cicatrices hipertróficas y queloides); los defectos en la cicatriz umbilical (malposición, cierre por contracción cicatricial, agrandamiento del ombligo, etc.) y las adiposidades o piel remanentes en los extremos de la cicatriz, más conocidas como orejas de perro. Estas últimas suelen ser corregidas pasados unos meses de la cirugia, generalmente con anestesia local

 

Instituto Dr. Eugenio Lalinde: Clinica autorizada por la Comunidad de madrid. Especialistas en Abdominoplastia y Cirugia del abdomen

Mapa web | Aviso Legal | Blogs | Links de utilidad

Compartir en:DigFacebookChromemeneamemi perfil de google plus

copyrigt © 2010 Todos los derechos reservados